Veröffentlicht: 27.03.2018

ONIX Coin

Introducción

Está demostrado que Bitcoin es la divisa de referencia en el mercado de las criptomonedas. Su capitalización bursátil es la más alta y también lo es la popularidad y aceptación de su token. Sin embargo, muchos expertos consideran que esta criptomoneda se ha quedado en una versión beta con respecto a todo lo que puede llegar a representar la tecnología de la blockchain. El crecimiento excesivamente rápido y los errores que se van poniendo de manifiesto son un obstáculo para su crecimiento sostenible.

Por otro lado, Bitcoin ha sido diseñada con un algoritmo que únicamente favorece a la progresiva centralización de la minería a favor de las grandes granjas, aquellas provistas del hardware más potente. Este aspecto afecta negativamente al objetivo real de las monedas digitales: la descentralización. Además, la potencia informática disponible es limitada, por lo que no se puede completar un número infinito de tareas de verificación de transacciones. Esto conduce a una limitación de transacciones en los bloques y a la consecuente pérdida de rentabilidad de la minería, lo que podría causar el colapso de la blockchain en el futuro.

Según los expertos, dentro de unos años la verificación de las transacciones ya no será lo suficientemente rentable y la consecuencia directa será una disminución en la potencia de cálculo. Tampoco se garantiza que, una vez que se haya agotado la cantidad de tokens disponibles, la recompensa sea lo suficientemente atractiva como para vincular a los miners a la cadena de bloques. Todo esto podría conducir a la disminución de los nodos y, por lo tanto, al bloqueo de las transacciones y la paralización de la red.

¿Qué es ONIX Coin?

El proyecto ONIX es la base del desarrollo de ONIX Coin (ONX) y de los valores que esta quiere trasladar a los nuevos mercados. La base del token es la cadena de bloques de Bitcoin, que se ha modificado con el objetivo de poder implementar el modelo de negocio de los desarrolladores.

Por el momento, ONIX Coin se basa en un algoritmo de Proof of Work (PoW), un sistema diseñado para evitar el comportamiento no deseado dentro de la blockchain. La rápida resolución de tareas es la garantía que se establece para evitar errores y fallos de seguridad pero, evidentemente, esto genera unos costes. La solución emplea una fórmula matemática que es la que se encarga de verificar las transacciones, excluyendo todo aquello que pueda inducir a error o causar daños en la cadena de bloques.

Hay cierta asimetría en el funcionamiento de este procedimiento porque el trabajo debe proporcionar una cierta cantidad de dificultad, pero también debe ser lo suficientemente simple como para que muchas personas puedan realizarlo. Además, durante este proceso también se van generando nuevas monedas. Una vez verificadas las transacciones, estas se ejecutarán de inmediato sin la intervención de un banco o de cualquier otra entidad que autorice su ejecución.

Especificaciones técnicas de ONIX

Para encriptar transacciones se emplea el algoritmo X11, habitual en muchas blockchains ya que presenta numerosas ventajas en el hash de los bloques. Para la distribución justa y equitativa de los tokens se puede emplear tanto una CPU (Central Processing Unit) como una GPU (Graphics Processing Unit). Este enfoque también garantiza que las CPU funcionen tan eficientemente como las GPU y que ningún usuario pueda obtener una ventaja por el simple hecho de tener un equipo mejor. Sin embargo, hay que destacar que las GPU usan aproximadamente un 30% menos de energía para hacer el mismo trabajo y también emiten aproximadamente un 50% menos de calor residual que cuando se utiliza el algoritmo Scrypt.

Para crear un nivel estándar de dificultad en la minería, se aplica el algoritmo Dark Gravity Wave. Este es probablemente el algoritmo más empleado a la hora de calcular la dificultad y compensar las debilidades del algoritmo de Bitcoin.

Contrariamente a lo que sucede con Bitcoin, ONIX no reduce a la mitad sus ganancias mineras. Esta es una de las características principales de Bitcoin e implica que, cuando se alcanza un número definido de bloques, la recompensa que el miner obtiene se reduce a la mitad. Este sistema se diseñó para controlar la emisión e inflación de una criptomoneda. ONIX no adopta este principio: apuesta por una cifra de recompensas estable que se sitúa en 60 ONX.

¿Qué ventajas ofrece ONIX Coin?

Según los desarrolladores, ONIX Coin ofrece muchas ventajas en comparación con Bitcoin. Entre las más destacadas hay que señalar la distribución del crédito y los distintos métodos de pago que existen. Los usuarios pueden recibir el préstamo a través de la red de afiliados o a través de una de las muchas tarjetas de débito y crédito existentes. También es posible el intercambio con monedas Bitcoin o fiduciarias. Este préstamo puede utilizarse posteriormente para inversiones, trabajo o consumo sin que tenga un impacto directo en los ahorros. El interés resultante se transforma en ONX, de tal modo que los pagos son el resultado de la minería.

Los usuarios activos en la red tienen derecho a préstamo. Para garantizar que estos se asignan de la manera correcta, se analiza el comportamiento de pago de los usuarios. Este análisis influye en los préstamos futuros y en las tasas de interés aplicables, por lo que los usuarios deben mantener una buena imagen.

Para hacerse miembro de este sistema en necesario cumplimentar un registro. Además de los datos habituales de la cuenta, también se revelan los datos personales, minimizando así el riesgo de impagos. A cambio, los usuarios tienen la oportunidad de acceder a productos de inversión innovadores, diseñados y desarrollados por la tecnología financiera más moderna.

La evolución de la capitalización de mercado de ONIX

La aparición de ONX en el mercado se remonta al 25 de junio de 2017, con un precio de emisión que ascendía a 0,001182 dólares por token. Esto resultó en una capitalización de mercado inicial de 886 dólares, la cual aumentaría con rapidez. A partir de octubre de 2017, comenzó el verdadero repunte de la moneda, que la llevaría a los 13,8 millones de dólares de capitalización el 29 de noviembre. El precio por token también ascendió a 0,50 dólares estadounidenses.

Con posterioridad daría comienzo un período de consolidación durante el que los tokens se beneficiaron de una situación de mercado realmente buena. A principios de 2018, la capitalización bursátil se redujo en un millón de dólares estadounidenses, por lo que conviene esperar que la moneda vuelva a manifestar indicios de crecimiento antes de lanzarse a la inversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Weitere Artikel zum Thema

Teslacoin

Blocknet Coin

StorjCoin

Linx Coin

Zcoin

Syndicate Coin