Veröffentlicht: 11.03.2018

Regulación del Bitcoin

Introducción – Regulación del Bitcoin

Regulación del Bitcoin – El Bitcoin es la criptomoneda más conocida del mercado. Sus bases se sentaron en 2008, cuando la idea del Bitcoin se publicó por primera vez en un libro blanco. Desde entonces, la moneda se ha introducido en el mercado y ha logrado un crecimiento constante.

Esto ha puesto a la moneda en el foco de atención de las autoridades. Debido a su repercusión, existe un riesgo real de que los gobiernos acaben por regular y supervisar legalmente el Bitcoin.

Uno de los mayores atractivos del Bitcoin es el anonimato de las transacciones y la falta de control de los gobiernos y entidades financieras. El funcionamiento de las criptomonedas se basa en el término de descentralización, es decir, de independencia respecto a los Estados.

La tecnología blockchain impide la intervención estatal, en el sentido tradicional. Seguidamente analizaremos el peligro que existe sobre una posible regulación del Bitcoin por parte de los gobiernos.

La regulación del Bitcoin y el BaFin

La tarea de la Autoridad Federal Alemana de Supervisión Financiera, conocida como BaFin, consiste en garantizar el funcionamiento del sistema financiero del país. Su objetivo es proteger a los consumidores de posibles fraudes. Desde la aparición de las criptomonedas, el BaFin las ha estado siguiendo de cerca. En 2013, el BaFin se pronunció por primera vez sobre el tema.

Además, la Autoridad Europea de Supervisión Bancaria también ha mostrado interés por las monedas digitales y su repercusión sobre los inversores particulares.

No obstante, la declaración de la EBA (European Banking Authority) ha sido bastante vaga y se ha limitado a abordar los riesgos fundamentales derivados de la adquisición, tenencia y negociación de la divisa. Se enfoca más en la información que en la imposición a nivel legal.

Uno de los riesgos que más destaca la EBA es el uso de las plataformas de negociación poco fiables, ya que implica la posibilidad de perder el dinero depositado en ellas. En este caso, las plataformas también estarían incurriendo en un delito de blanqueo de capitales.

Según BaFin, el Bitcoin no es una moneda, ya que para cumplir este requisito debería haber sido emitida por un banco central, lo cual no sucede en este caso. Por lo tanto, no considera al Bitcoin una moneda, sino una unidad de medida con características similares a las de las divisas convencionales.

Regulación del Bitcoin para su uso como moneda sustituta

Los usuarios del Bitcoin no deben preocuparse por ningún tipo de consecuencia legal. El Bitcoin no necesita autorización del BaFin, por lo que pueden continuar realizando las transacciones que se quieran con esta moneda, sin ningún tipo de problema.

Pero la situación es más dudosa si los Bitcoins se intercambian por euros. En este caso, sí se requiere la aprobación del BaFin. Por lo tanto, existe la posibilidad de que se produzca una regulación al respecto.

La regulación del Bitcoin en los negocios y comercios

Si una empresa o comercio usa otros elementos de servicio, además del Bitcoin y otras criptomonedas, cabe la posibilidad de que necesite autorización del BaFin. En resumen, la extracción, compra y venta de Bitcoins no requiere ningún tipo de autorización del BaFin.

Sin embargo, si se realiza un determinado número de operaciones con criptomonedas, aunque sea de forma individual, sí se requiere autorización, con el fin de controlar el mercado.

Un volumen de negociación de más de 20 transacciones individuales al mes ya está incluido en el supuesto que requiere preservar el mercado. Esto significa que los grupos que realizan mining sí estarían afectados por la regulación. De hecho, ya se han iniciado varios procesos contra grupos de mining por carecer de autorización del BaFin.

El Bictoin funciona a través de las plataformas como un producto en el marco de las bolsas de valores, por lo que es previsible que el BaFin trate de regularlo. En este contexto, habría que definir el modelo específico de negocio, para determinar en qué casos el BaFin debe autorizar las transacciones.

¿Qué sucede en el caso de que se actúe sin autorización?

En principio, todos los servicios financieros requieren que una autoridad financiera los supervise. Si falta la autorización, puede incurrirse en un delito. Y se considera como tal, aunque se trate de una negligencia.

En estos casos, las plataformas de Bitcoin que no cumplieran estos requisitos podrían correr el riesgo de cierre o de interposición de demandas contra ellas. Para evitar estos efectos no deseados, es necesario abordar el marco legal del nuevo mercado financiero lo antes posible.

La regulación del Bitcoin en el contexto internacional

La regulación del mercado del Bitcoin no solo se está intensificando en Europa, sino también en el exterior. En China, por ejemplo, el gobierno ha prohibido el uso de la moneda. Otros países, como Alemania o EE. UU., solo están interesados en impedir el anonimato de las transacciones que proporciona el Bitcoin, con el objetivo de frenar el blanqueo de capitales.

Las criptomonedas han sido usadas en muchas ocasiones por los delincuentes para mover grandes cantidades de dinero sin dejar rastro. Esto se convierte en un problema para los gobiernos, ya que implica la evasión de impuestos.

A pesar de todo, son escasas las posibilidades de que se produzca una regulación legal del Bitcoin, ya que para ello sería necesaria la cooperación entre los gobiernos de muchos países. Estados Unidos será el país que juegue un papel más importante en una posible regulación del Bitcoin en el futuro.

Esto se debe a que su economía es la que registra más transacciones de pago en Bitcoins. En el futuro, a medida que las autoridades aborden el tema más de cerca podrían producirse algunos cambios en esta materia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *