Veröffentlicht: 02.03.2018

Claves público-privadas

¿Qué es Claves público-privadas?

Claves público-privadas – Aunque el nombre resulta algo contradictorio, la realidad no lo es: cada monedero tiene una combinación de encriptación pública y privada. Estas dos claves están asignadas a una dirección específica que no se muestra, sino que lleva asignada una clave pública que se puede cambiar en cualquier momento.

La dirección del monedero es solo una versión hash de la clave pública. Con esta ya se puede proporcionar una prueba de que una determinada dirección de billetera existe. Esto permite realizar transacciones financieras entre dos billeteras sin necesidad de que intervenga el banco.

La transferencia de la criptomoneda es gestionada a través de bloques en la blockchain y la capacidad de cálculo necesaria es proporcionada por la minería.

¿Cómo funciona el cifrado?

La clave pública se genera con una longitud de 256 bits, mientras que el hash final tiene una longitud de solo 160 bits. Esto asegura que el destinatario de los Bitcoins sea la persona correcta y que el dinero digital llegue a donde corresponde.

Una serie de algoritmos matemáticos se encargan de controlar esta operación. La clave pública se deriva de la clave privada, pero nunca al revés, y solo puede calcular la dirección del monedero digital, pero no al propietario del mismo.

Es casi imposible que las mismas claves se generen dos veces, por eso las claves públicas son tan útiles en la transferencia de criptomonedas.

Puede parecer complicado, pero lo cierto es que, con este sistema, los participantes en la transferencia de criptomonedas Bitcoin no tienen que preocuparse de nada más: el software del monedero electrónico se ocupa de la creación y codificación de las claves.

En consecuencia, estas billeteras online son algo más que monederos electrónicos: también son un banco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *