Veröffentlicht: 27.03.2018

BlueCoin

BlueCoin: una moneda con personalidad

Desde el éxito abrumador que tuvo Dogecoin, ha quedado claro que el carácter y la personalidad de una criptomoneda pueden llevarla al triunfo. Este carácter incluye el mensaje que esta debe comunicar y una personalidad que es fácilmente reconocible por todos en el mercado. En el caso de BlueCoin, este ha sido su objetivo. El hecho de que parte de su nombre se refiera -o esté asociado- a la tecnología de Bluetooth, de hecho, la ayuda. Y es que, además de las bien conocidas especificaciones de su cadena de bloques, los dispositivos móviles con funciones de Bluetooth pueden ser utilizados de forma efectiva por esta moneda.

Su meta a largo plazo es ofrecer una alternativa de pago offline: el monedero se conectaría con la estación del establecimiento vía Bluetooth y el pago se completaría en cuestión de segundos.

Transacciones de pago optimizadas a través de una criptomoneda clásica

Se trata de una red P2P (peer to peer) basada en el esquema Proof of Stake (PoS) y Proof of Work (PoW). Cumpliendo con estos esquemas, un total de 50.000 monedas serán minadas. Cuando esa cantidad sea alcanzada es que ocurrirá la activación de PoS, lo cual hace que la moneda no sea un híbrido. Al menos hasta ese momento, será posible minarla a través de mining pools. La moneda prevé una inflación anual del 5 % y pareciera haber una oportunidad de ganar intereses. El saldo de la cuenta no pierde valor y ya el 3 % de las monedas fueron introducidas al mercado como parte de un estreno.

El código fuente de BlueCoin es inmutable. Por tanto, no es un software de código abierto. Sin embargo, se llevará a cabo una administración descentralizada.

Si quieres ser propietario de BlueCoin, puedes acceder a ellas en las plataformas comunes, siendo Livecoin y Yobit las más populares.

Transacciones que se realizan a la velocidad del rayo

Los desarrolladores del proyecto ofrecen monederos especiales. Si estos se utilizan, el proveedor del servicio proporciona automáticamente el servicio informático, lo que permite a los desarrolladores garantizar que las transferencias se completen en un minuto. Incluso, hay usuarios que han reportado tiempos de tan solo 30 segundos.

Hasta ahora, los desarrolladores han encontrado la manera de hacer a BlueCoin tan atractiva que la actividad está siempre presente. Últimamente y desde julio de 2017, esto ha hecho que su precio se incremente. Aun cuando ha habido fluctuaciones en su valor, estas se consideran normales cuando se toma en cuenta que es una moneda negociada activamente.

Llevándola a otro nivel: BlueCoin se vuelve móvil

El hecho de que con BlueCoin se pueda acceder a los terminales de Bluetooth de los dispositivos móviles, también significa que se gastarán una cantidad de recursos superiores a la media para permitir el pago móvil. Además, hay un plan para atraer a diferentes aplicaciones al mercado, lo cual podría ayudar con las compras utilizando, por ejemplo, una aplicación para comparar precios.

También podría buscarse algún servicio de cupones y descuentos, todo lo cual le ofrecerá un escenario atractivo a las compañías y proveedores de servicios. Más aplicaciones podrían obtenerse a través de ofertas publicitarias.

Posibles confusiones por su nombre

Ya hay en el mercado muchas criptomonedas con nombres que se refieren a un color en particular del arcoíris y por lo general, hay alguna conexión entre el nombre de la moneda y el color, lo que en el caso de BlueCoin haría pensar a las personas que tiene algo que ver con el agua o los océanos. La confusión también surge por criptomonedas que tienen nombres similares. De hecho, hay una moneda digital que lleva su mismo nombre y se abrevia como BLU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *